Elaboración

Molturado de la malta

Dependiendo del tipo de cerveza a elaborar (rubia, tostada o negra), utilizaremos maltas con un grado de tueste determinado. A mayor tiempo y temperatura en la fase de malteado, más color adquiere el grano y la cerveza. En el caso de la rubia “Palax”, utilizamos malta de cebada 100%.

El molturado de la malta se realiza con un triturador de rodillos.

Maceración y filtrado

En esta etapa remojamos la malta, controlando los tiempos y temperaturas, para obtener mayor calidad y aprovechamiento de los azúcares libres extraídos. A mayor concentración y extracción, mayor grado alcohólico en la cerveza final.

En el depósito de maceración separamos los restos sólidos de la malta. El mosto filtrado se trasiega al depósito de cocción.

Cocción y adición del lúpulo

Sometemos el mosto a ebullición, con este tratamiento se elimina por completo la presencia de microorganismos. En esta etapa añadimos el lúpulo, que aporta el sabor amargo característico a la cerveza y proporciona los matices y aromas florales deseados, ayudando también a estabilizar la espuma.

Enfriamiento y trasiego

Una vez terminada la cocción aplicamos un tratamiento de choque térmico, en un breve espacio de tiempo, antes de iniciar la 1ª fermentación.
La temperatura final depende del tipo de cerveza que se pretenda elaborar; si se trata de alta o baja fermentación, Ale o Lager respectivamente.
“Palax” es de tipo Lager.

1ª Fermentación de la cerveza y maduración

Añadimos las levaduras al fermentador que transforman los azúcares en alcohol, controlando en todo momento la temperatura. En esta fase se genera también el anhídrido carbónico que permanece disuelto en la cerveza.

La 2ª fase es la maduración, la cerveza se estabiliza y se asientan todos los aromas y sabores. A medida que pasa el tiempo, se produce una clarificación espontánea.

Filtración y 2ª adición de levaduras

En el momento que damos por finalizada la maduración, procedemos a la filtración para clarificar aun más el producto. Durante esta fase trasegamos la cerveza a otro depósito, en el que adicionamos nueva levadura y se produzca la 2ª fermentación (en la botella).

2ª Fermentación en botella

Una vez embotelladas se apilan en cámaras climatizadas (Tª controlada). Las levaduras convierten el resto de azúcares en alcohol,
lo que aumenta el grado y genera más anhídrido carbónico de forma natural. Las levaduras depositadas en el fondo son indicativas del proceso artesanal y es una buena fuente de vitamina B.

La vida útil del producto en condiciones normales es de dos años.